Seguir este blog
Administration Create my blog
11 julio 2009 6 11 /07 /julio /2009 12:25
La tarta de nata y cuajada es una receta muy sencilla y dado que se toma fría es muy apetecible en la época en la que nos encontramos. No tiene ninguna dificultad y los ingredientes son fácilmente adquiribles en cualquier tienda o supermercado. Aunque nosotros la vamos a realizar con azúcar, si queréis bajar el aporte calórico de la tarta sustituyendo el azúcar por edulcorante, el sabor seguirá siendo excelente y de paso, si hay algún diabético entre los comensales, podrá disfrutar de está tarta sin preocupaciones.

Ingredientes (para 6 raciones):

- 750 (3/4 de litro) de nata líquida para montar.

- 250 ml de leche entera (aproximadamente un vaso grande lleno)

- 2 sobres de cuajada royal

- 200 gr de azúcar o 6 sobres de sacarina.

- caramelo líquido.


Utensilios:

- Un cazo (si puede ser antiadherente mejor).

- Un molde de tarta (preferiblemente de cristal).

- Una cuchara grande.

- Unas varillas mezcladoras.

- Un bol


Lo primero que vamos a hacer es untar bien el fondo y las paredes del molde con el caramelo líquido. Aconsejo no utilizar una gran cantidad de caramelo porque dada la intensidad de su sabor, en gran cantidad altera considerablemente el sabor de la tarta. En realidad el caramelo líquido en esta tarta tiene dos funciones al margen del sabor: evitar que la nata con la cuajada se peque al molde y dar atractivo color tostado a la tarta, así que el caramelo usadlo con moderación.

A continuación vertemos la nata líquida y el azúcar en el cazo y los calentamos a fuego medio-bajo. Mientras tanto echamos en el bol el vaso de leche con los dos sobres de cuajada y revolvemos enérgicamente con las varillas hasta deshacer todos los grupos y conseguir una mezcla perfectamente homogénea y reservamos en el bol, revolviendo cada poco para mantener la homogeneidad de la mezcla.
 
Cuando la nata y el azúcar estén ya a punto de hervir, añadimos los sobres de cuajada que tenemos disueltos en leche y con la cuchara comenzamos a revolver suavemente para evitar que el liquido se nos pegue en el fondo del cazo. Una vez comience a hervir, aguantamos 5 minutos el líquido a fuego muy lento sin dejar de remover con la cuchara y retiramos.

Con mucho cuidado, para evitar salpicaduras, vertemos el liquido caliente en el molde que ya teníamos untado con caramelo líquido desde el principio. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y una vez frío lo pasamos al frigorífico para que la cuajada acabe de realizar su cometido.

Esta tarta queda mucho mejor si se prepara de un día para otro. De cualquier manera si la vais a realizar el mismo día, es preferible que comencéis con su preparación 8 horas antes de cuando queréis tenerla lista.

Sugerencia 1: se puede preparar sobre una fina masa de bizcocho o de galletas, pero a mi me gusta más tal cual os la describo en la receta. Es una tarta tan rica y tan sencilla que puede obviar perfectamente este tipo de complementos.

Sugerencia 2: si alguien prefiere hacer la tarta con sacarina, debe poner la nata líquida a calentar sin nada. La sacarina debéis echarla una vez se ha retirado el cazo del fuego. Se echan los sobres, se revuelve bien y se vierte la mezcla en el molde. El resto del proceso es exactamente el mismo.

¡Buen provecho!




 

Compartir este post

Comentarios

cocineroastur 11/07/2009

Que suave y ligera¡¡, la verdad es que tiene muy buena pinta, tomo nota, es rápida para cualquier ocasión.

roch 12/07/2009

que buena tartaaaaaaaaaaa

récissima

Shakarina 25/03/2010


Llevo unos días siguiendo tu blog para preparar algunas de mis comidas. Tienes algunas que me parecen muy interesantes y que, reduciendo algún ingrediente o el nivel de aceite, pueden ser hasta
dietéticas.
Sin embargo, aunque en ésta recomiendas el uso de sacarina para diabéticos (muy bueno el detalle de añadirla después, ya que no soporta el calor) no aportas ningún sustituto para el caramelo, y
sería muy interesante, porque al contrario del azúcar/sacarina, su finalidad también es mecánica, ya que evita que el pastel se pegue al fondo.

Sería interesante ver qué solución podrías aportar. Quedaría bien con alguna grasa, como mantequilla o aceite de girasol?

Gracias por las recetas :)


Ignacio 25/03/2010


Primero que nada gracias por leerme. Respecto a tu pregunta yo creo que no es buena idea utilizar mantequilla o aceite de girasol como sustituto del caramelo porque el sabor de la tarta no seria el
mismo. Ten en cuenta que una cucharada sopera de caramelo líquido es más que suficiente para elaborar la tarta y te aseguro que salvo que el diabético se coma la tarta entera, sus niveles de
glucosa no se van a ver alterados sustancialmente. Si quieres, en las dietéticas suelen tener siropes de sabores edulcorados pero ya te digo que la gracia de esta tarta es el sabor combinado de la
nata con el caramelo que le da un toque a toffe muy rico.


Presentación

  • : Cocina sana, fácil y económica
  • Cocina sana, fácil y económica
  • : Cocina mediterrana: sencilla, sana y económica.
  • Contacto

Enlaces