Seguir este blog
Administration Create my blog
22 marzo 2014 6 22 /03 /marzo /2014 18:37

INGREDIENTES

4 huevos calibre MIMG_4351.JPG

1 vaso de aceite de oliva

350 gr de calabaza limpia asada al horno.

150 gr de azúcar moreno

350 gr. de harina especial para bizcochos

1 cucharada de café de canela molida

1 pizca de nuez moscada rallada

1 pizca de clavo en polvo

1 pizca de sal

1 nuez de mantequilla

 

UTENSILIOS

Molde desmoldable de 20 cm de diametro aproximadamente.

Bol para hacer la mezcla de los ingredientes.

Varilla mezcladora.

 

ELABORACION

A ser posible, el dia anterior a la elaboración del bizcocho, asaremos la calabaza. Precalentamos el horno a 180 grados y en unos 90 minutos aproximadamente estará lista. Una vez asada la dejamos a temperatura ambiente hasta su utilización al día siguiente. Una vez fría retiramos la piel externa y las pipas si las hubiera. Pisamos la pulpa con un tenedor hasta obtener un pure y reservamos.

Para no perder tiempo ponemos a precalentar el horno a 175 grados para que esté listo justo después de que terminemos de amasar el bizcocho.

En un bol echamos los 4 huevos y los batimos junto con el azucar hasta obtener una textura cremosa.

Posteriormente añadimos el aceite y mezclamos ligeramente.

Añadimos el pure de calabaza y las especias y mezclando hasta que tengamos una crema homogénea.

Por último incorporamos la harina especial para bizcochos (si utilizáis harina normal añadid dos cucharadas de levadura en polvo). Incorporamos la harina poco a poco mientras revolvemos la mezcla para evitar que se formen grumos.

Untamos el molde con la nuez de mantequilla tanto por el fondo como por las paredes y vertemos la mezcla del bizcocho. 

Introducimos en el horno durante 50 minutos aproximadamente. Sabeis que estará listo cuando al clavar un cuchillo o un palito en el bizcocho, éste sale limpio. 

 

TRUCOS

La marca Hero ha lanzado al mercado una mermelada de calabaza que es ideal para rellenar el bizcocho. Solo teneis que partirlo transversalmente por la mitad y aplicar una  capa de esta mermelada. El resultado es espectacular.

Podeis convertir el bizcocho en una tarta rellenandola y/ocubriendola con una "butter cream". Hacerla es muy sencillo. 250 gramos de mantequilla reblandecida a punto de pomada, 200 gramos de azúcar glas y 200 gramos de queso blanco tipo Philadelphia. Ablandamos la mantequilla y añadimos el azucar glas. Cuando estos ingredientes se hayan hogeneizado añadimos el queso fresco y seguimos hogogenizando la masa con las varillas. Una vez tengamos lista la crema, la cargamos en la manga pastelar y a dejar volar la imaginación.

Por último, si quereis darle un toque especial a vuestro bizcocho, podeis añadir nueces troceadas a la masa justo después de añadir la harina. 

 

 

 

 

Compartir este post

2 diciembre 2012 7 02 /12 /diciembre /2012 19:13


¿Qué tal? Hace varios días desde que publiqué la última receta  y hoy os voy a contar como hacer un aperitivo muy sencillo que os gustará seguro tanto a los mayores como a los más peques. Ya os adelanto que está muy rico y es una forma sencilla y divertida de que los niños ingieran lacteos sin protestar.

 

20070318004630

 

INGREDIENTES (para cuatro personas)

 

400 gramos de queso tipo brie o camembert (también se pueden utilizar otras variedades como emmental o gouda tierno).

 

Huevo

 

Pan rallado

 

Aceite para freir (recomiendo aceite de girasol para que queden más suaves).

 

PREPARACION

 

Cortamos el queso en cuñas del tamaño de una croqueta más o menos. 

 

Ponemos el aceite a calentar. Si no disponeis de freidora sed generosos con la cantidad de aceite que echeis en la

sartén porque si no se os quemará el rebozado y se desparramará el queso en el aceite con el consiguiente "desastre".

 

Mientras tanto vamos pasando las cuñitas de queso primero por huevo y después por pán rallado.

 

Cuando el aceite esté bien caliente, vais echando las cuñitas poco a poco. Para conseguir un punto de fritura correcto
es imprescindible mantener el aceite bien caliente, asi que no echeis muchas porciones de golpe porque las cuñas absorverian mucho aceite quedando blandas y no crujientes. En cuanto estén doradas, las retiramos y las colocamos en una fuente con papel de cocina para que absorva el aceite sobrante. 

 

Una vez fritas todas las cuñas, colocamos en el centro del plato un pequeño bol con la salsa que más os guste y alrededor todas las porciones de queso rebozado. En mi caso yo los acompaño con mostaza dulce o con mermelada de tomate. También quedan muy ricos si los mojamos en salsa en barbacoa.

 

queso-brie-empanado

 

EL CONSEJO

 

Si quereis darle una textura extracrujiente a la cobertura del rebozado lo conseguireis rallando el pan más gordo. Hoy en dia en la mayoría de los supermercados se pueden encontrar distintos tipos de pan rallado: mas fino, mas gordo, aromatizados con especias, con ajo y perefil, etc. Utilizad el que más os guste.

 

 

Compartir este post

23 octubre 2012 2 23 /10 /octubre /2012 17:08

Hola a todos de nuevo. Tras un largo periodo de inactividad y después de todos vuestros mensajes de insistencia para que actualice el blog con recetas nuevas me decido a continuar con este proyecto con energías renovadas y con ganas de contaros cosas sobre algunos alimentos y el uso que podemos hacer de ellos en la cocina, siempre manteniendo los tres conceptos sobre los que se basa el blog: recetas sencillas, económicas y sanas.

 

Hoy reabro el blog con un alimento que para muchos es un gran desconocido. El salmón ahumado. En realidad para muchos es desconocido porque no lo habéis probado nunca y seguro que para una parte de los que lo habéis probado os resulto extraño por su sabor y es que en España no hay una costumbre generalizada de ahumar pescado y eso nos hace tener ciertas reticencias a la hora de tomar este tipo de alimentos. Por este motivo os voy a dejar una receta de un sandwich de salmón ahumado que preparo de vez en cuando (sobre todo para cenar) con el que el sabor de este pescado nos resultara agradable y además estoy seguro de qué repetiréis. Es una pena que por no estar acostumbrados a su sabor nos perdamos todos los nutrientes que nos aporta este pescado (vitaminas D, B3, B9, etc y minerales como hierro, calcio, potasio, yodo, zinc...) En http://alimentos.org.es/salmón-ahumado podeis encontrar informarción nutricional muy completa sobre las propiedades del salmón ahumado.

 

Es obvio que los beneficios de tomar salmón ahumado son más que suficientes. ¿Lo intentamos?. Vamos allá con la receta.

 

 

INGREDIENTES para 1 sandwich:

 

- Tres rebanadas de pan de molde (al gusto: integral, negro, blanco, con bordes, sin bordes, con semillas, especiado, etc)

 

- Queso fresco de untar natural tipo Philadelphia (no es necesario que sea de esta marca)

 

- Salmón ahumado (Suelo utilizar el de la marca Carrefour Basic, porque ofrece una inmejorable relacion calidad-precio).

 

- 1 huevo duro cortado en rodajas (el otro día en Ikea encontré un cacharro para cortar huevos por 0,99 € que va genial)

 

- Dos rodajas de tomate

 

- Rúcula o canónigos (la mejor relación calidad-precio la encontrareis en Mercadona)

   

PREPARACIÓN

 

tn_2390_sandwichsalmon_1293357874.jpgPonemos una rebanada de pan en un plato y untamos ligeramente la cara que nos queda hacia arriba con queso. A continuacion, colocamos las rodajas de huevo duro y encima unas hojitas de rúcula o canónigos.

 

Cogemos la segunda rebanada de pan y la untamos ligeramente de queso por los dos lados y la posamos sobre la capa anterior, la que contiene el huevo duro y las hojas de rúcula. Ya tenemos el primer piso terminado. Vamos a por el segundo. Llegados a este punto hay que tener en cuenta el grosor o tamaño de las lonchas de salmón. Lo ideal seria utilizar unos 50 gramos mas o menos. Sobre la segunda rebanada de pan, colocaremos el salmón y a continuación las dos rodajas de tomate y sobre el tomate mas rúcula o canónigos.  Es hora de terminar el sandwich con el tercer piso de relleno. Para ello untaremos la tercera rebanada de pan de queso por una cara y la colocaremos boca abajo cerrando el sandwich. Aplastamos ligeramente para que todos los ingredientes se compacten y con un cuchillo de sierra lo partimos por la mitad en diagonal, de forma que queden dos triángulos, de esta manera será más cómodo comerlo.

 

Como veis no tiene ninguna dificultad y con esta receta podeis preparar una cena lígera, nutritiva, con 6 euros podéis preparar cuatro sandwiches espectaculares.

 

Podéis prepararlo también tostando las rebanadas de pan. Quedará delicioso. Y también hay gente que en vez de untar el pan con queso fresco, lo hace con mantequilla. Yo os dejo la idea, cada uno que lo prepare como más le apetezca. Espero vuestros comentarios.


Compartir este post

10 enero 2012 2 10 /01 /enero /2012 15:43

El otro día viendo un programa de televisión acerca de las consecuencias que provoca la falta de trabajo en la economía de muchas familias, vi como una ama de casa con escasos recursos tenía que alimentar a su marido y a su hijo con un presupuesto muy reducido. Con apenas 2,5 euros elaboró un plato completo. Os dejo aqui su receta que además, es sencilla, rápida y que da para cuatro raciones abundantes y lo más importante: cada ración os costará poco más de 60 céntimos.

 

INGREDIENTES

- Dos botes grandes de garbanzos cocidos 

- Salchichas de frankfurt (en Mercadona venden unos pack ahorro de 10 salchichas de pollo que están muy ricas)

- Aceite

- Un diente de ajo

- Pimienta negra molida

- Sal

 

PREPARACION

 1- Pelamos el diente de ajo y lo cortamos en laminas o lo picamos en trocitos pequeños.

2- Abrimos los botes de garbanzos y los lavamos con agua fria para retitarles el jugo de cocción y los

dejamos escurriendo.

3- Sacamos las salchichas del envase para que se oreen antes de cocinarlas.

 

COMENZAMOS      

DSCF2829recetas-1.jpg

 

Ponemos el aceite a calentar en una sartén. Una vez caliente, doraremos el diente de ajo previamente cortado en laminas. Solo lo doraremos un poco porque como os he comentado en recetas anteriores, el ajo si se dora demasiado da un toque amargo a los platos. A continuación echaremos los garbanzos ya lavados y escurridos y los saltearemos. De 5 a 10 minutos es más que suficiente. Una vez apagado el fuego, echaremos un pizca de pimienta negra molida y removemos para que los garbanzos se impregnen de su sabor. Colocamos las salchichas por encima de los garbanzos y tapamos un par de minutos para que con el calor residual las salchichas adquieran la misma textura que tienen cuando las hacemos al vapor. Mientras, aprovechamos para poner la mesa. ¡Buen provecho!

Compartir este post

19 febrero 2010 5 19 /02 /febrero /2010 19:12

 

Esta receta que os presento hoy es una combinación de dos de las recetas más básicas, sanas y ricas de las cocinas catalana y valenciana, aunque es una receta muy extendida, sobre todo, por toda la costa mediterránea e Illes Balears. Si bien cada cual tiene su propia manera de elaborar estos platos, en esencia, el esgarraet es una mezcla de pimientos asados con bacalao salado desmenuzado mientras que la escalivada es una mezcla de verduras asadas al horno (berenjena, pimientos, cebolla y aceitunas negras). En ambos casos el ajo, la sal y el aceite de oliva virgen extra son el aliño perfecto. Mi forma particular de preparar este plato pasa por fundir ambas recetas en una sola y porque las verduras asadas como veremos luego, se pueden combinar con algún que otro ingrediente más, bacalao aparte.

Ingredientes para 4 personas:

-Tres pimientos rojos

-Dos berenjenas.

-Dos cebollas medianas.

-1 diente de ajo.

-250 gramos de migas de bacalao.

- Aceite de oliva virgen extra


Utensilios:

- Una placa de horno.

- Un pincel de cocina.


Comenzaremos hablando del bacalao. En principio, las migas de bacalao no suelen venir muy saladas por lo que no es necesario ponerlas a desalar. Pero esto va según el gusto de cada uno. Dentro de los ingredientes no he incluido sal porque de por sí el bacalao ya le va a dar mucho sabor al plato. Una vez realizada esta aclaración, pondremos a calentar el horno. 150 grados aseguran que las verduras queden correctamente asadas por dentro y por fuera. Sobre una fuente de horno, a ser posible antiadherente, iremos situando las hortalizas que previamente habremos impregnado con una fina capa de aceite de oliva virgen extra con ayuda del pincel de cocina. A continuación introduciremos la placa en el horno, ya caliente. Recordad: 150 grados.
2889390303_87cb55e663.jpg
Dependiendo del tamaño de las hortalizas el proceso de cocción puede oscilar de los 60 a los 90 minutos. Durante este tiempo, les iremos dando la vuelta para que se cocinen uniformemente. Cuando la piel externa de los pimientos se suelta, o cuando al clavar una puntilla en una berenjena o cebolla esta se hunde con facilidad sabremos que es el momento justo de apagar el horno y dejar que las verduras se sigan asando con el calor residual. Durante el proceso de horneado, aprovecharemos para desmenuzar las migas de bacalao, fijándonos bien que no se nos cuela ninguna espina. Como siempre esto es al gusto y los menudos de bacalao cada uno que los deje del tamaño que prefiera. IMG_0284.JPG
Una vez frías, las pelaremos, retiraremos las semillas de los pimientos, los extremos de las berenjenas y pimientos y las capas mas externas de las cebollas. Las pondremos a escurrir para que acaben de soltar todos los jugos de la cocción. Tras este proceso, cortaremos en juliana la cebolla y los pimientos y en pequeños dados la berenjena. Igual esto que os voy a decir resulta una obviedad, pero a diferencia de las semillas del pimiento, las de la berenjena no las vamos a retirar. De la berenjena menos el extremo superior y la piel, se aprovecha todo el fruto.
Dispondremos las hortalizas cortadas en un bol o fiambrera donde acabaremos de mezclar los ingredientes. Pelamos el ajo y lo abrimos para retirar el germen. Lo cortaremos en láminas muy finas o en trocitos diminutos. Lo ideal es que pasen desapercibidos cuando se deguste el plato. Incorporamos el ajo y el bacalao (en caso que se haya desalado, es conveniente que esté muy bien escurrido), añadimos un buen chorro de oliva virgen extra (mejor si es de aceituna picual), mezclamos todos los ingredientes con cuidado y dejamos resposar durante dos horas para que se asiente el sabor del plato.

El plato ofrece toda una gama de presentaciones. Os dejo unas cuantas aunque lo mejor es que dejais fluir vuestra imaginación.
Tostamos pan, y cubrimos la tostada con la mezcla. Si montais el plato sin bacalao, podeis acompañarlo anchoas bien tal cual o bien en forma de tosta. Y en cualquiera de los casos, el queso fresco es un buen aliado para acompañar este plato. Una buena rebanada de pan con una base de nuestra mezcla, una loncha de queso fresco y encima una anchoa ¡qué más se puede pedir!, solo una cosa: una copita de albariño bien frío. ¡Buen provecho!


 

 

Compartir este post

6 febrero 2010 6 06 /02 /febrero /2010 21:13
Hola Sandra, lo prometido es deuda. Aquí te dejo la receta del salteado de verduras a la parrila con lomo que tan bien huele y que espero, que a parte de leerte la receta, la hagas porque es muy fácil y sobre todo rica en fibra por lo que es un plato muy saludable que se puede incluir con cierta frecuencia en la dieta.

INGREDIENTES (para 4 personas):

- Dos patatas medianas

- Una berenjena.

- 400 gr de brécol.

- Dos cebolletas.

- Un pimiento rojo.

- Un calabacín

- 600 gr de cinta de lomo cortada en dados.

- Aceite de oliva virgen extra.

- Sal


UTENSILIOS:

- Una sartén antiadherente con tapa. 

- Una espátula metálica, como las que se utilizan para cocinar con las planchas en los restaurantes.


Comenzaremos lavando las patatas. No las vamos a pelar, por eso es muy importante que se laven bien para evitar todos los
restos de tierra que pudieran tener. Una vez limpias, las cortaremos en rodajas del grosor de una moneda de dos euros. También lavaremos la berenjena y sin pelarla, la cortaremos en dados del tamaño de un terrón de azúcar. Las cebolletas las pelaremos y las cortaremos en cuartos, eliminando la parte verde del tallo. El brécol (o brocoli, como queráis llamarlo) lo lavaremos y lo cortaremos en pequeños ramilletes. El calabacín lo lavaremos y sin pelarlo lo cortaremos en rodajas de medio centímetro de grosor. El pimiento rojo lo cortaremos en cuadrados y lo la lavaremos para eliminar las semillas.
Ponemos la sartén al fuego con un chorro de aceite de oliva. Una vez esté bien caliente doraremos los tacos de lomo hasta dejarlos al gusto de cada uno. Mi consejo es que no os paséis mucho dorando el lomo porque sino os quedará muy seco. Una vez el lomo esté listo lo vamos a retirar y a reservar. Limpiamos la sartén y la volvemos a poner al fuego, está vez con un chorrito de aceite que impregne 4135823379_031cbd81e8.jpgbien el fondo de la sartén pero que no rezume. Se trata de que la verdura se dore y no que se fría. Cuando esté bien caliente plancharemos las cebolletas, después incorporaremos los tacos de pimientos, revolveremos con la espátula y añadiremos la berenjena y el calabacín. Es probable que en esté momento sea necesario echar un poco más de aceite porque la berenjena actúa como una esponja. Finalizaremos la incorporación de las verduras echando las rodajas de patata y el brócoli. Lo iremos dorando poco a poco, es decir, que en todo este proceso, se debe utilizar un fuego medio para evitar que las verduras queden quemadas por fuera y crudas por dentro.
Salaremos las verduras y en el momento en que tengan un poco de color, bajaremos el juego al mínimo y taparemos la sartén. Se tienen que cocinar a fuego lento, para que se vayan ablandando y cociendo en su propio jugo. Una vez comprobemos que prácticamente se han cocido, incorporaremos los tacos de lomo con el jugo que habrán ido soltando mientras cocinábamos las verduras. Taparemos de nuevo la sartén y dejaremos al juego durante 5 minutos para que el sabor de la carne con las verduras se funda. Tras cinco minutos, ya está listo para servir. Os recomiendo acompañarlo con un cava seco bien frío. ¡Buen Provecho!

Compartir este post

22 enero 2010 5 22 /01 /enero /2010 22:40

Esta receta es perfecta para la época en la que nos encontramos dado que la crema de verduras constituye un primer plato reconfortante, completo y sano que sin duda nos ayudará a sentirnos mejor. Además es una buena manera de introducir la verdura en la dieta de los más pequeños y que aquellos que ya las han probado y no son muy amigos, las descubran de una forma diferente. 

CREMA DE VERDURAS 

Ingredientes (para 4 personas):

- 1 cebolla grande.

- 1 puerro.

- 2 dientes de ajo.

- 1 calabacín mediano.

- 2 zanahorias.

- 150 gramos de brécol o coliflor.

- 150 gramos de espinacas (en todos los supermercados las venden embolsadas, lavadas y cortadas listas para su consumo).

- 1 patata mediana.

- Aceite de oliva virgen extra.

- Sal.

Estos ingredientes son los que suelo utilizar habitualmente, pero controlando las cantidades se puede utilizar las verduras que
tengáis en casa en el momento que os apetezca hacer la crema.


Utensilios:

- Una cacerola alta

- Una chuchara de madera.


Preparación:

Pelamos la cebolla y la cortamos en rodajas de medio centímetro de grosor aproximadamente. Es importante no cortarla en rodajas muy finas porque sino podría quemarse.

Limpiamos y pelamos el puerro, utilizando la zona blanca del fruto. Lo cortamos en rodajas exactamente igual que la cebolla.

Pelamos los dientes de ajo, los abrimos a la larga por la mitad y extraemos el germen.

A continuación, echamos un chorro de aceite de oliva hasta que todo el fondo de la cacerola quede cubierto. Ponemos a calentar a fuego fuerte.

Cuando el aceite este muy caliente, echamos la cebolla, el puerro y los dientes de ajo. Salamos. Removemos con la cuchara de madera, bajamos el fuego al mínimo y tapamos la cacerola con su tapa correspondiente, puesto que nos interesa que esta mezcla de verduras se poche lentamente.

Mientras tanto, pelaremos el resto de verduras, cortando las zanahorias en rodajas, el calabacín y la patata en cubos (no es necesario que sean trocitos muy pequeños). El brécol bastará con cortarlo en pequeños ramilletes y las espinacas las utilizaremos tal cual vienen preparadas en su bolsa.

Mientras terminamos de preparar el resto de verduras tenemos que tener la precaución de remover la cebolla y el puerro cada 5 minutos para que no se pegue.
CIMG6921_0.JPG
Tras preparar las verduras destaparemos la cacerola. Se podrá comprobar que la cebolla, el puerro y los ajos estarán más blanditos y ahora solo queda darles un toque dorado. Esto lo conseguiremos subiendo a fuego medio y dejando la cacerola destapada. Iremos dando vueltas hasta que las verduras adquieran un leve color tostado. Seguidamente añadiremos la zanahoria y el calabacín, dejaremos que se impregnen bien del sabor del puerro y de la cebolla, revolviendo bien para que no se nos pequen las verduras al fondo de la cacerola. A continuación añadiremos el brécol y las espinacas y pocharemos ligeramente estas verduras junto con el resto. Por último añadiremos agua hasta cubrir las verduras, añadiremos la patata cortada en cuartos, subiremos el fuego al máximo, tapamos de nuevo la cacerola y hasta que comience a hervir. En ese momento, bajamos el juego al mínimo y dejamos cocer durante una hora aproximadamente.


Retiramos del juego y a continuación pasamos por la batidora para transformar las verduras cocidas en una crema. Una vez triturado (debe quedar con una textura de crema muy fina), probamos de sal y si es necesario rectificamos. Ya ya está. Solo me queda decir ¡buen provecho!.

Un par de trucos: es conveniente no utilizar judías verdes porque en caso que la crema se prepare de un día para otro, las judías acaban dando un toque ácido muy desagradable. A la hora de servir, se pueden agregar unos taquitos de pan tostado o pan frito que le darán un toque distinto al plato. 



 

Compartir este post

15 noviembre 2009 7 15 /11 /noviembre /2009 20:19
Normalmente cuando decidimos preparar un sandwich, en la mayoría de los casos, pensamos en el clásico por excelencia: el mixto de jamón y queso, frío o caliente, pero al fin y al cabo: jamón cocido, queso y en ocasiones un poco de lechuga picada y/o unas rodajas de tomate. Bien es cierto que algunas marcas de conservas han lanzado toda una serie de cremas o pastas para preparar sandwiches variados como por ejemplo el famoso "Bocadelia" pero de todos es sabido que este tipo de productos producen cierto tipo de rechazo en los consumidores. A la mayoría nos gusta saber que es lo que estamos comiendo, distinguir los ingredientes y sobre todo evitar grasas, excesos de sal y todo el compendio de colorantes y conservantes propio de este tipo de productos.

SANDWICH DE QUESO FRESCO Y RÚCULA

Ingredientes:

- Dos rebanadas de pan de molde especial para sandwich (rebanadas grandes).

- Queso fresco para untar (tipo Philadelphia).

- Nata líquida

- Rúcula (la podéis encontrar en bolsitas lavada lista para usar en la mayoría de supermercados)

- Un puñado de uvas pasas.

- Un puñado de nueces peladas.


Utensilios:

- Un bol

- Una cuchara

- Un cuchillo o paleta de untar


Preparación:

Echamos en el bol una cucharada sopera de queso fresco con una cucharada sopera de nata ligera (la que se usa para cocinar o bien una cucharada de leche). Removemos con la cuchara hasta conseguir una textura homogénea. Al añadir una cucharada de nata conseguiremos darle al queso de untar una textura más cremosa.

A continuación añadiremos nueces troceadas y pasas sin pepitas partidas a la mitad y volveremos a remover hasta que todos los ingredientes queden perfectamente mezclados. Procedemos a untar el pan con la mezcla siendo bastantes generosos a la hora de aplicar el relleno. Seguidamente añadimos unas hojas de rúcula al gusto y tapamos el sandwich. Con un cuchillo de pan lo partimos en diagonal, de manera que nos quede cortado en dos triángulos. Servir acompañado de una ensalada de tomate para que a parte de sano el plato sea más completo.

La rúcula tiene un sabor almendrado con un lígero toque picante. Es ideal para incorporarla en sandwiches cuya base consista en queso de untar. En este caso al ir acompañada de nueces y pasas el sabor de la rúcula queda perfectamente integrado. Espero que os guste. 

Compartir este post

16 octubre 2009 5 16 /10 /octubre /2009 18:03

Después de un tiempo de relax retomo la actualización del blog con nuevas recetas siguiendo la línea que lo caracteriza: productos sanos, económicos y fáciles de preparar. Para hoy os propongo una receta que muy fácil de preparar y muy completa que sobre todo puede constituir una cena ligera y muy nutritiva sin ser excesivamente calórica.

Huevos con tomate 


Ingredientes (para 2 personas):

- Un bote pequeño de tomate triturado. 

- Tres huevos

- Aceite de oliva virgen extra

- Sal


Utensilios:

- Una sartén

- Un cuchara de palo.



Para empezar ponemos la sartén a calentar con dos cucharadas soperas de aceite. Una vez el aceite este bien caliente, echamos el bote de tomate (si al abrirlo veis que tiene más agua de lo habitual, os recomiendo escurrirlo). Cuidado cuando echéis el tomate en la sartén porque suele salpicar un poco.

El siguiente paso es revolver con la cuchara de palo el tomate para evitar que se pegue, tapamos la sartén y dejamos que se vaya cociendo durante 15 minutos, revolviendo de vez en cuando. Este paso es muy importante porque de lo contrario se puede quemar y el plato adquiriría entonces un sabor muy desagradable.

Mientras se cocina el tomate abrimos los huevos y los batimos como si fuéramos a hacer una tortilla a la francesa. Los reservaremos mientras el tomate se acaba de freír. Llegado el momento los incorporaremos al tomate, salamos al gusto y revolvemos inmediatamente la mezcla hasta obtener una textura parecida a un paté ligero. Es necesario que el huevo no se os cuaje porque al revolver se rompería y el plato vendría a ser como una especie de tomate frito con tropezones de huevo y la textura que buscamos es mucho más cremosa. Como os comentaba, tiene que adquirir una textura parecida a un paté ligero (que no es lo mismo que líquido).
Una vez conseguida la textura indicada y comprobando que el huevo se ha cuajado correctamente pasamos la mezcla a un plato y ya esta listo para comer. Hay gente que suele comer la mezcla en forma de bocadillo sin embargo, a mi me gusta más sacar tostaditas de paté (estilo a las que comercializa la marca LU) e ir tomando el huevo con tomate untado en este tipo de pan. Una copa de vino tinto es el complemento perfecto para este plato.

 

¡Buen provecho!


Sugerencia: si os gustan las especias, este plato al llevar tomate puede cocinarse con una pizca de albahaca. Es una manera de darle un toque distinto. 

Compartir este post

7 agosto 2009 5 07 /08 /agosto /2009 19:02
Pollo asado

En el arte de asar un pollo cada maestrillo tiene su librillo. No existe una receta única y las especias se mezclan según los gustos de cada uno: orégano, pimienta, curry, sal, ajo, perejil, clavo, canela, tomillo, albahaca... la lista es muy amplia y las combinaciones resultantes infinitas. Os cuento como lo preparo yo.

Ingredientes (para 4 personas):

- 1 pollo limpio entero de unos 2 kilos de peso aproximadamente.

- Sal

- Pimienta

- Tomillo

- Orégano

- Romero

- Albahaca

- Dos dientes de ajo

- Aceite de oliva

- Medio limón


Utensilios:

- Un mortero para preparar la majada con la que adobaremos el pollo.

- Un placa de horno.


Ponemos el horno a calentar a unos 180 grados aproximadamente, por abajo sin ventilador y sin grill.


Comenzaremos revisando el pollo y terminando de eliminar las pequeñas plumas que hayan quedado adheridas. Si os resulta complicado, podéis utilizar un encendedor o un soplete de cocina y churruscarlas. El único inconveniente de hacerlo así el olor que emana de las plumones churruscados, pero bien es cierto que es el método más efectivo de dejar el pollo completamente limpio.

Situamos el pollo en la rustidera o en la fuente donde lo vamos a asar y reservamos. Mientras acaba de calentarse el horno, prepararemos la majada. Para ello, pelamos dos dientes de ajo y los echamos al mortero cortados en láminas junto con media chucharada de cada una de las especias, excepto de pimienta que pondremos una chucharadita entera. Echamos sal al gusto y comenzamos a majar los ingredientes. Esta picada estará lista en el momento en que el ajo vaya liberando los aceites esenciales que contiene y se cree una pasta cremosa con el resto de las especias.

Una vez la majada esté lista añadiremos un buen chorro de aceite de oliva y revolveremos todos los ingredientes en el mortero hasta obtener una mezcla homogénea. A continuación con un pincel de cocina pintamos el pollo con la majada. Por dentro primero, intentando que se impregne el pollo lo mejor posible. Exprimimos el medio limón dentro del pollo y dejamos el limón exprimido dentro. A continuación impregnamos la piel del pollo con la majada y ya está todo listo para que lo introduzcamos en el horno.

Lo tendremos asando con el horno solo por abajo a 180 grados durante una hora aproximadamente. Si veis que el pollo tiene poca grasa y apenas desprende jugo, podéis regarlo con una copita de vino blanco o de brandy. A partir de la primera hora y cada 15 minutos hasta que esté listo hay que ir regando el pollo con su propia salsa.

¿Cómo saber que el pollo ya esta listo?. Lo sabremos si al clavar una aguja de cocina o un cuchillo este se clava con facilidad hasta el hueso y al retirarlo sale seco. En ese momento pasad el calor del horno al grill y rustir el pollo hasta que la piel adquiera un ligero color dorado y quede crujiente (3 o 4 minutos serán más que suficientes). Retiramos el pollo del horno, lo dejamos templar un poco y ya está listo para servir. Con unas tijeras de cocina cortáis las pechugas longitudinalmente hasta el cuello y después cortais cuatro cuartos de manera que queden dos pechugas con las alas y dos muslos con el contramuslo.

Sugerencias:

- Al servirlo, echad una cucharada de salsa por ecima de cada ración, de está manera queda más sabroso.

- Yo prefiero servirlo con una ensalada de lechugas variadas, pero con patatas fritas es toda una gozada. Si no tienes problemas con las calorías, adelante con las patatas.

Nota: La cuerda con la que está atado el pollo se utiliza para que al asarse quede más recogido y tenga mejor presentación. Sinceramente si el pollo no lleva ningún tipo de relleno no tiene sentido atarlo.
 

Compartir este post

Presentación

  • : Cocina sana, fácil y económica
  • Cocina sana, fácil y económica
  • : Cocina mediterrana: sencilla, sana y económica.
  • Contacto

Enlaces